El cambiador del bebé

El cambiador del bebé, un elemento que dura entre 1 año y medio y 3



Cuando tuvimos al bebé no sabíamos qué tipo de cambiador comprar y como eres novat@ pues siempre sueles comprar más trastos de los que realmente necesitas, pero siempre piensas que mejor que sobre, que no que falte y por eso al final tienes toda una habitación llena de chismes que ocupan mucho espacio y que tras dos años apenas necesitas. Bueno, este no es el caso del cambiador de entre goma, silicona y espuma que compramos.

El cambiador de Mebby es un cambiador muy cómodo para nosotros y ergonómico para el bebé. Es como un pequeño colchón firme pero muy cómodo y sirve durante bastante tiempo. Nosotros lo hemos utilizado hasta que le quitamos definitivamente el pañal al bebé hace unos meses.Lo hemos quitado porque es prácticamente imposible subir a un “bebé” de 16kg por encima de nuestros hombros, y porque sólo tenemos que cambiar el pañal 2 veces al día: después de la siesta y al despertarse por la mañana. El cambiador que elegimos es de la marca MEBBY, y no es demasiado barato tampoco 40€ +gastos de envío. Pero no nos arrepentimos en absoluto porque es firme pero blando y además de cambiarl@ también le hemos podido dar masajes, secarl@, etc., encima.Así que por nuestra parte es totalmente recomendable comprarlo y colocarlo encima de unos cajones. Así tienes los pañales, cremitas y todos los productos del aseo del bb debajo del cambiador, lo cual resulta muy cómodo.

Imagen extraída de: http://www.mebby.info

Como todo en esta vida este producto tiene su parte negativa. En el caso del cambiador, nosotros sólo lo encontramos de color amarillento y bueno, comentar sólo que es sucio. Las manchas que puedas hacer con crema o agua no se quitan, ni con agua ni con otros productos y da un poco la impresión de suciedad. Nosotros también compramos 2 fundas a medida MEBBY para este cambiador, así el bebé tendría un contacto más agradable con ropa en lugar de con la goma del cambiador, pero no nos salió muy bien la cosa porque las fundas son de mala calidad y al primer lavado se encogieron ambas   después seguimos usándolas pero entre que no ajustaban bien y que se veían manchas, decidimos usar una toalla. Esto si tenéis una madre mañosa cosiendo os hace una funda sin problemas con un tejido agradable de toalla.