Caja de asueto sostenible

Caja de asueto para el bebé hecha a mano y con materiales reciclados


Ahora que el bebé ya empieza a ser “mayor” se distrae con cosas diferentes y por ello estamos ideando actividades nuevas para que pueda hacer cosas nuevas y aprender. Por ello su padre le ha “construido” un avioncillo de paseo. Resulta que en nuestra casa hay un espacio muy desaprovechado llamado pasillo por el cual se puede corretear. Como el bebé ya se queda erguid@ hemos decidido pasearl@ por la casa, así cambia su perspectiva (está acostumbrad@ a ir en brazos), y además reconoce los distintos espacios de la casa. Se distrae y aprende.
Bueno, pues su padre buscó una caja de cartón a su medida y la reforzó por los lados y por la parte inferior con cinta americana. Luego cortó un trozo de hule viejo y lo pegó en el fondo en la parte exterior para que la caja se deslizara con mayor facilidad por el parquet de la casa. En la parte superior de la caja recortó dos alas con las tapas laterales y las pintó a modo de alas de avión y pegó dos cartones de papel higiénico a los lados a modo de motores.  


En la parte delantera y en el interior hizo un agujero, pasó una cuerda gorda por él y le hizo un nudo para poder tirar de la caja. Colocó un cartón entre la caja y la cuerda para protegerla del nudo de la cuerda. Y finalmente con el cartón cilíndrico del papel de aluminio hizo un asidero para el bebé y lo pegó en la parte delantera de la caja.

Además, para mayor comodidad de su bebé tomó una almohada vieja y casualmente estaba a la medida del bebé y la utilizó como colchoncillo.
Ahora tiramos de la caja por el pasillo, mientras nuestro bebé descubre su casa.