Enseñar inglés con material audiovisual

Adentrándonos en lo desconocido: el aprendizaje de una lengua distinta para BB


Al cabo de este tiempo hemos tenido que adaptar las estrategias de aprendizaje a la evolución del BB, ya que no era lo mismo cuando apenas hablaba que ahora que ya prácticamente habla perfectamente. El elemento que hemos utilizado fundamentalmente para que BB aprendiera inglés ha sido el formato audiovisual. A todos los padres nos va bien tener a los niños entretenidos un rato con la televisión. ¿Por qué no estar un rato juntos entretenidos y después dejar al niño un rato solo y dedicarnos nosotros a la multitud de temas pendientes que tenemos?

En un primer momento escogimos canciones, ya que a BB le encantaban las canciones y ver dibujos con música aún le gustaba más. Buscando por internet algo que le pudiera interesar encontramos listas de dibujos animados que cantaban canciones tradicionales en inglés. Esas listas han sido fundamentales. Contábamos con 5 listas de canciones de unos diez videos musicales cada uno. Las canciones en muchos casos contenían versión karaoke, lo cual quería decir que nosotros también entendíamos las canciones y podíamos explicar alguna cosa a BB, aunque en ese momento BB aún era muy pequeñ@ para tener dudas léxicas o hacer preguntas 😊.
audiovisual, inglés enseñar, aprendizaje, vídeos, Bebé, Karaoke


El método que seguíamos era el de ver las canciones y repetirlas cantando nosotros y bailando, lo cual para bebé era muy divertido, ya que aún no sabía hablar bien y de ese modo escuchaba y comprendía palabras y canciones de otras culturas y lenguas y empezaba a pronunciar. Nosotros teníamos que verlas con BB y cantarlas y bailarlas, de modo que BB pasaba un rato de ocio en familia mientras se aprendía las canciones. Como teníamos unas listas de reproducción muy largas, BB no llegaba a aburrirse, además las canciones estaban pensadas para niños, algunas eran canciones de cuna con lo que eran cortas y rítmicas. Los dibujos animados que las acompañaban también las hacían más atractivas, por lo que BB mostraba siempre disposición para verlas junto a los papás.

Esta práctica la utilizamos aproximadamente desde que tenía un año, hasta que tuvo un año y medio, a partir del año y medio nos vimos obligados a cambiar de actividad, ya que BB sufrió una nueva evolución y mostraba mayor interés por los diálogos e historias que por las canciones, por lo que nos vimos obligados a buscar material nuevo, que consiguiera atraer su interés.