El primer castigo

Consecuencias del primer castigo que le han infligido a BB en el colegio


El otro día me explicó la canguro que su profesora había castigado a BB a no salir de clase y que BB se lo había tomado fatal y que había estado llorando desde que salió hasta que llegó a casa. Yo me sorprendí muchísimo porque BB tiene su carácter pero obedece a todo el mundo. Según la canguro su profesora le dijo que cuando sonó el timbre para salir la profesora avisó de que se tenían que poner las mochilas y las chaquetas para salir, por lo visto y según dicen BB no quiso y estuvo haciendo monerías. Todos los niños salieron y cuando la profesora volvió le dijo a BB que no saldría de allí hasta que no se pusiera la chaqueta y se colgara la mochila. BB empezó a llorar y ya no paró ni cuando llegaron a casa. BB. Obviamente se puso tanto la chaqueta como la mochila, pero el disgusto fue muy grande. Por la tarde yo me tumbé con BB en su cama para ver cómo estaba y para no preguntarle directamente, le estuve haciendo caricias y mimos y le dije cuánto l@ querían sus papás y al cabo del rato me explicó toda la historia. Había sonado el timbre y todos se habían puesto la chaqueta y la mochila, BB en esos momentos estaba con un amiguito bailando y dando saltos. Cuando salieron la mayoría de los niños el amiguito se puso su abrigo y cogió su mochila y salió fuera de la clase y BB ensimismad@ siguió dando saltos y haciendo cabrioletas. La profesora volvió y le dijo que no salía, BB entendió que se tenía que quedar allí porque no se había puesto la chaqueta, cuando no era así, en realidad no saldría hasta que no se pusiera la chaqueta. Y BB se puso a llorar desconsoladamente pensando que se quedaría allí toda la vida…
castigo, reprimenda, niño, profesores, profesora

Todo esto hubiera sido innecesario si su maestra le hubiera explicado las consecuencias de sus actos. En casa obedece al instante cuando le explicamos que el hecho de no hacer tal cosa, traerá consecuencias: si no recoge, no irá al parque o no verá la tele, o no comerá chucherías. No parece muy complicado hacerlo. Ya entiendo que los profesores tienen que estar por mucho niños y que no es fácil y es estresante y por ello BB ya viene muchos días quejándose de que sus compañeros le pegan y no tenemos otra solución que decirle que los pare y les diga que pegar está mal, pero da la impresión que los profesores deberían prestar atención y también deberían contar  una formación en trato con niños (o con personas) y una metodología para enseñar obediencia y respeto…Bueno pues quizás la tengan, pero o no es muy válida o algunos faltaron ese día a clase o simplemente no hay interés.

Cada vez estoy más descontenta con la elección del colegio. A las 2 semanas yo ya quería cambiar a BB a otro colegio, pero Papá insistió en que no habría colegio bueno para BB. Quizás tenga razón y debimos ser consecuentes e interesarnos más por el homeschooling...