Deberes para el Verano

...Y qué deberes darle


En primer lugar decir que estamos bastante en contra de los deberes en general, pienso que el sistema está muy mal montado en general y los deberes es, como la duración de las vacaciones, algo que tendrán que tragar durante el tiempo que estudien y luego no lo volverán a tener nunca más, es decir, algo totalmente anómalo. Dicho esto, dada la inmensa cantidad de  vacaciones que tienen los niños (otra anomalía),  nos da miedo que los cuatro trazos que ha aprendido durante el primer curso escolar (P3), los olvide en estos 2,5 meses de vacaciones, así que  nos hemos anticipado pensando ingenuamente que no irían a poner deberes en el colegio a niños de 3 años y hemos comprado material por nuestra cuenta. 
Deberes, vacaciones, actividades, ocio, infantil, libros, fichas, pegatinas
















El hecho es que finalmente, BB trajo antes de finalizar el curso escolar una carpetita con un dosier de 40 fichas muy poco atractivas (fotocopias en blanco y negro) de tareas como ejercicios de trazos, ejercicios de lógica, aritmética, etc. para que BB realice durante las vacaciones. Esto ha hecho que nos hayamos juntado con una carpeta del colegio y por otra parte, el arsenal que compramos nosotros (que entre nosotros es mucho más divertido y vistoso que el que le dieron en el cole): Por una parte fichas de letras y palabras con puntos de ayuda para unirlos y un rotulador borrable para poder repetir la letra las veces que sea necesario (todo adquirido en Carrefour). Por otra parte un libro de actividades de verano, como los que todos hemos tenido de pequeños, pero asegurándome de que había pegatinas a gogó. En el caso de BB (y creo que en el caso de cualquier niño) las pegatinas son un aliciente a la hora de hacer cualquier cosa. Y finalmente un libro también de pegatinas pero del sobre las vacaciones y en inglés...Vamos, al final tenemos tareas que supervisar, prácticamente para cada día...

De cara al año que viene y teniendo en cuenta que será un año mayor, nos esperaremos a ver qué les mandan en el colegio y luego compraremos nosotros algo de refuerzo o de ocio, si lo consideramos necesario. Estamos en contra de los deberes, pero también estamos en contra de tener unas vacaciones tan largas, por lo que sí nos parece que en ese tiempo tiene que repasar alguna cosa, pero intentando conseguir material divertido, dentro de lo que cabe, y es que hay que tener en cuenta dos factores: en primer lugar que están en su tiempo libre y en segundo lugar que las tareas divertidas siempre son más susceptibles de ser realizadas...