Estandarización de las enfermedades y los síntomas

Cómo la comunidad médica tiende a generalizar síntomas y ofrecer tratamientos estándares


Con una criatura en casa las visitas al médico se hacen más frecuentes. Y lo cierto es que a medida que pasa el tiempo el grado de satisfacción con el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades deja mucho que desear y nos lleva a una reflexión.

En primer lugar, la comunidad médica intenta clasificar al paciente. Si se sufre unos síntomas en concreto es que se está padeciendo tal enfermedad, y esa enfermedad tiene un tratamiento tipificado. No hay otras opciones, además siempre hay brotes de virus y bacterias justo en ese momento que provocan justo esos síntomas, y como el paciente es absolutamente ignorante, no hay pie a una discusión.

En segundo lugar se encuentra el tratamiento de la enfermedad. No hay demasiados remedios para las enfermedades (comunes, no nos referimos a enfermedades mortales o crónicas) que nos atacan o son de tipo paliativo (anti-inflamatorios, anti-térmicos), o son destructivos como el antibiótico; o bien según el tipo de enfermedad no hay tratamiento (como en el caso de los virus), el tiempo lo cura todo. No hay más opciones.
Enfermedad, síntoma, médico, pediatra, doctora, antibiótico, virus, bacteria, antibacteriano, infección, tratamiento, remedio, diagnóstico
Aldesulfone sodium. Antibiótico anti lepra


En marzo nuestra criatura primero ha padecido conjuntivitis, seguidamente infección bacteriana y finalmente virus gastrointestinal, según nos han diagnosticado. 3 semanas con una criatura enferma no parece de recibo, pero así ha sido. Nadie ha detectado que se solaparan síntomas o dolencias. 

En la última visita médica, tras estar con molestias estomacales, vómitos y deposiciones líquidas durante 3 días seguidos, la pediatra diagnosticó una gastroenteritis. A pesar de insistir en que parecía que la Amoxicilina (el antibiótico recetado durante 10 días para acabar con la infección bacteriana) no le sentaba bien a la criatura, la pediatra negó que el antibiótico tuviera efectos adversos. Sin embargo, la doctora examinó a la criatura y apreció que ya no había infección, por lo que tras 8 días ingiriendo el denostado antibiótico, nos instó a abandonarlo.

Esa misma noche tras dejar la primera toma de antibiótico la criatura volvió a recuperar el apetito y a comer por sí misma. No hizo ni una arcada y durmió sin dolor por la noche. A la mañana siguiente no vomitó el desayuno, como llevaba haciendo desde hacía varios días y pudo volver al colegio.

¿Por qué nos esforzamos en hacer un patrón de personas cuando nos consta que todos somos diferentes y reaccionamos diferente frente a las amenazas? Esta es la pregunta que de momento queda sin respuesta.