Vacaciones: Y ahora ¿qué hacemos en familia?

Se acercan las vacaciones y hay muchos padres que se preguntan qué pueden hacer para descansar y disfrutar del tiempo libre con las criaturas.


Los niños lo que en realidad buscan es la atención y el tiempo de sus padres, aunque sea para hacer pompas de jabón. Por lo que una buena idea para el descanso de todos es escoger lugares, o actividades que nos proporcionen tiempo libre.
Parece evidente que en la situación en la que nos encontramos no todo el mundo puede disfrutar de unas vacaciones de ensueño, pero aún así hay muchas cosas que se pueden hacer.

Si disponemos de recursos económicos, un buen lugar es un hotel (y si puede ser un resort, o una granja de actividades, tanto mejor). Un hotel cubre nuestras necesidades básicas (comida, alojamiento, etc.), nos deja sin ocupaciones que en casa tendríamos que realizar. Además, suele proporcionar también ocio, para niños y para familias. De ese modo, los padres podemos dedicarnos a los niños y también disfrutar de un tiempo para nosotros. Es la mejor opción para descansar, recargar pilas y pasar unas buenas vacaciones.

Si no disponemos de tantos recursos económicos, que es el caso de la mayoría de personas, tenemos que distribuir el tiempo de vacaciones en tres grandes bloques:
Vacaciones, ocio, familia, niños, tiempo, tiempo libre, excursiones, visitas, actividades

  • Tiempo en familia. Este es el bloque que necesita más tiempo. Por lo que tenemos que buscar actividades de ocio para la familia fuera de casa, para evitar que acarreen trabajo. Podemos buscar una actividad de día completo para todos, o la gran mayoría de días de vacaciones. Las actividades podrían ser: excursiones de un día a ciudades, parajes naturales, compras, etc,. Son actividades que requieren de todo el día y no suponen trabajo extra para los padres. Otras actividades que se pueden considerar aunque sólo ocupan medio día son: visitas a museos, teatros, cine, práctica de deportes. En este caso se pueden combinar dos actividades, una de mañana y otra de tarde.
  • Tiempo en pareja. Es necesario también poder disfrutar de tiempo en pareja durante las vacaciones, ya que la actividad del día a día apenas deja tiempo para poder hablar de la pareja. Para eso es necesario tener ayuda externa. Una opción es contar con los abuelos, que siempre están dispuestos a echar una mano. Se puede dejar a los niños una tarde, una noche, con los abuelos y salir en pareja, o simplemente quedarse en casa disfrutando de la tranquilidad.
  • Tiempo para uno mismo. Si se ha seguido correctamente el primer punto, para este tercero obtendremos tiempo por las noches. Los niños cansados se acuestan temprano y de ese modo podemos conseguir quizás un par de horas más que los días normales no tenemos, y poder leer, ver la televisión, o hacer bricolaje, lo que más nos apetezca.

Es importante buscar tiempo libre para las vacaciones, tiempo de calidad y equilibrarlo de manera que consigamos tiempo para la familia, para la pareja y para uno mismo. El truco quizás esté en hacer cosas diferentes y descansar, de ese modo, podemos recargar las pilas y afrontar la vuelta a la rutina sintiendo que hemos hecho un paréntesis.