Reflexiones sobre la enseñanza

Algunas reflexiones sobre el sistema de enseñanza actual


Estamos muy contentos de tener al bb en casa todo el día a pesar de que tenemos más trabajo (la casa está siempre desordenada), l@ dejamos disfrutar un poco de la libertad de vivir sin horarios (al menos en sus primeros años de vida). No obstante a medida que se acerca el año que viene (que no el curso que viene) ya estamos viendo la luz (o más bien la oscuridad) al final del túnel: El inicio de las clases escolares. En parte vemos bien esa nueva etapa por el tema de hacer nuevas relaciones. Pero por otro lado, a mí me da bastante que pensar. Pienso que ya vamos a meterl@ en matrix: horarios, tareas, obligaciones, responsabilidades…No es que no quiera que aprenda a ser responsable, ni a tener obligaciones, al contrario. Pero creo que eso no siempre se aprende en la escuela y además creo que hay un problema básico de sistema o de método en la enseñanza.

No recuerdo que nadie me dijera nunca que le gustaba ir al colegio (instituto, universidad). Ni recuerdo que me gustara a mí. Recuerdo que había días que SÍ me gustaba ir (cuando había algo que celebrar o excursiones) pero el resto (la gran mayoría del tiempo) iba porque no había otra opción. A pesar del paso de los años, estoy segura de que a los niños de hoy tampoco les gusta ir al colegio y pienso que eso es un problema. Me da la impresión que si con 3 años (con 6 como muy tarde) ya les obligamos a estar la mayoría de horas que están conscientes haciendo tareas que no les gustan o no les interesan, quizás es que hay algo que no funciona. Quizás sean pensamientos utópicos o muy hippies, pero creo en otro tipo de enseñanza. Mi pareja decía que las clases deberían hacerse en cocinas, porque en la cocina se puede aprender casi todo, desde matemáticas hasta ciencias naturales y física, y es cierto. Yo soy más amante de aprender las cosas en la naturaleza, o en la calle, salir todos los días (obviamente cuando el tiempo lo permita) y aprender algo nuevo por uno mismo. Creo que de este modo puedes desde pequeño encontrarle un sentido a lo que aprendes y conseguir que te guste ir al colegio. Si se da pie a desarrollar las inquietudes de cada uno es mucho más fácil que los mismos niños se interesen por aprender, eso sí al principio (que es cuando corresponde) cada uno con un interés concreto y a un ritmo concreto…Pero fomentando en todo momento en interés de cada uno por aprender cosas.
Algunos de los que hemos estudiado más de 20 años encontramos que le falta sentido a la mayoría de temario que hemos tenido que estudiar. ¿Para qué estudiar algo que no sabes por qué lo estás estudiando y que nunca vas a tener la oportunidad de ponerlo en práctica? 

enseñanza, colegio, guardería, escuela

Las mates nunca fueron mi fuerte, es cierto que no me gustaban, tampoco las entendía y debo reconocer que tampoco me aplicaba mucho…Pero tampoco nunca nadie me explicó para qué estaba estudiando integrales y cómo podía ponerlas en práctica y un montón de años después de haberlas estudiado, aún estoy esperando un día a tener la oportunidad de ponerlas en práctica. Y como este ejemplo, puedo poner miles porque en esos 20 años muy pocas cosas se aprenden bien y muchas menos se utilizan. Y las cosas siguen igual más de 20 años más tarde: mi nen@ va a pasar por lo mismo por lo que hemos pasado nosotros, sin sombra de cambio ni perspectivas de mejora…
No pasa nada, no es un drama, tanto mi pareja como yo hemos sobrevivido a esto y nuestr@ bb también lo hará, pero no deja de ser una lástima que haya nuevas reformas, y nuevas leyes de educación  y pasen años y más años y las cosas sigan igual (de mal) sin sombra de mejora, está claro que no aprendemos nada.