BB empieza su escolarización

Primera crisis tras el inicio del cole


El inicio del colegio ha sido una etapa bastante dura, tanto para BB como para los papás pero sobre todo para BB, acostumbrad@ a una vida ociosa y descansada ha pasado a tener obligaciones y a resentirse del cansancio de la semana ¡pobre BB!
BB va a un colegio concertado y su horario es de 9 a 13 y de 15 a 17 horas.  Los papás no dejan que coma en el colegio, porque para los papás la alimentación es muy importante, creen que es la base de su salud y por eso tienen una canguro que lleva y trae a BB a casa a mediodía. Por la tarde es la mamá quien va a recogerl@.
Los primeros días de adaptación fueron una maravilla. Sólo eran 2 horitas por la mañana y era más divertida que su rutina diaria. Se trataba de ir a un lugar con otros muchos niños a jugar, por tanto mucho más divertido. Pero eso duró exactamente 2 días. Después empezó la rutina normal del colegio y empezaron las rabietas y el mal humor a la salida y entrada al colegio y la rebeldía a mediodía para volver a entrar en clase. Los papás tuvieron la suerte de que BB es muy independiente y no lloró ni un solo día. Pero no obstante, cuando salía gritaba, y se mostraba claramente resentid@ con sus papás. Los papás, además, no estaban demasiado convencidos que ir al colegio fuera lo mejor para BB, así que empezaron a asaltarles las dudas y los remordimientos, que desembocaron en una crisis a las 2 semanas del inicio del curso cuando a BB le atizaron en clases 3 días seguidos. BB no está acostumbrad@ a pegar a nadie, siempre le han enseñado que no se pega a nadie, y siempre ha tenido a alguien cerca que le ha impedido pegar a otro niño. Al constatar que en clase no había nadie que se dedicara a vigilar a los niños, mámá, quiso cambiar a BB de colegio. 

Escolarización, Colegio, Cole, Educación, Aprendizaje, Escuela

Mamá buscó un colegio Libre que se encontraba a 10 km del domicilio familiar. Ese cambio era factible, era un centro homologado y privado, más caro, pero asumible. El problema era logístico. La mamá tenía que cambiarse el horario laboral para poder llevar a BB al colegio y no llegaba a la hora de comer para que BB pudiera comer en casa, así que tenía que dejar a BB a comer al colegio mamá tenía que comer fuera de casa y pasar a buscar a BB cuando acabara de comer. Además se tenía que levantar mucho antes para llevar a BB, puesto que el colegio no quedaba en dirección al trabajo.
Era posible pero implicaba perder 2 cosas que para los papás eran muy importantes: el hecho de que bb se quedara en casa a comer y también horas de descanso.
Los papás valoraron los pros y los contras y finalmente decidieron dejar a BB en el primer colegio. Los papás están convencidos de que el proyecto educativo no es muy bueno y que la metodología tampoco lo es, pero creen necesario escolarizar a BB este año y esta les parece la menos mala de las opciones. Es triste, pero es así.