Ejercicios para ayudar al aprendizaje de la lectoescritura

O cómo facilitar que el niño aprenda a leer y a escribir


Lectura, Escritura, Aprendizaje, Enseñanza, Colegio, Escuela, TrazosLa semana pasada asistimos a la primera tutoría de BB en el curso de P4. Tiene la misma profesora que el año pasado, por lo que la imagen que nos da la profesora de BB se ajusta bastante a la que nos dio el año pasado. En esta ocasión, nos ha comentado que todo está bien, pero que nota que le cuesta un poco escribir, que hay otros niños de la clase que están mucho más avanzados que BB en escritura y que vendría bien que le echáramos una mano en casa para que mejorara un poco los trazos.

Dicho y hecho, nos hemos puesto manos a la obra y hemos buscado en el maravilloso google actividades que podrían reforzar la escritura. En primer lugar, hemos escrito frases junto con BB en un procesador de texto especial que convierte las letras en puntos, con lo cual la tarea de BB consiste en unir los puntos y en el renglón siguiente escribir la frase por sí mismo, en esta ocasión sin ayuda de puntos. Esta actividad en un principio le gustó mucho, porque crear frases le pareció divertido, unir los puntos también le pareció interesante, pero lo dejó a la que llegamos al renglón en el que debía copiar la frase sin ayuda. Por este motivo, decidimos cambiar la táctica y probamos a escribir palabras en lugar de frases, para que fuera más corto y no se cansara tanto. Esta estrategia sí nos funcionó, y por ello se ha convertido en un ejercicio recurrente.

La segunda actividad interesante que encontramos fue escribir el nombre de los objetos de casa en un post-it. Esta actividad le entusiasmó. Por una parte yo escribía el nombre de los objetos, y BB también lo hacía, por lo que en seguida tuvimos el comedor y su habitación repletos de post-its con los nombres de todas las cosas. Esta actividad la hemos repetido en el lavadero y en nuestra habitación, y le encanta repetirla.

Ejercicios, Lectura, Lectoescritura, Escritura, Actividad, Trazo, Escuela, Colegio


La tercera es comprar libros en mayúsculas para que los pueda leer. Esta actividad ya resulta más complicada puesto que aunque parezca increíble no hay muchos libros editados para fomentar la lectura de mayúsculas, así que después de visitar diferentes librerías encontramos un libro, coherente con su edad y su nivel que pudimos adquirir para leer juntos. Esta actividad aunque aún no la domina, también le encanta ya que se empieza a dar cuenta del universo que le queda por descubrir una vez aprenda a leer.